lunes, 22 de diciembre de 2008

Las otras luces...

Las luces de colores de las calles hace un tiempo que ya no me entusiasman como antes, cuando era esa niña que iba de escaparate en escaparate ansiosa de buscar uno de aquellos juguetes que se exponían invariablemente año tras año...
Esa época pasó y aunque forma parte de mi pasado reciente... es como si hiciera ya mucho que mi corazón no late de ilusión por esas bombillitas que con su luz cegadora y tintineante que antaño hacían que mi imaginación se desbocara cual caballo en un hipódromo...
Ahora, las luces que me hacen soñar son otras... e iluminan mi camino más que ninguna otra que haya visto anteriormente... habrá quien se sorprenderá de saber que esas luces ni tan siquiera tienen un color convencional, no hay blancas, ni amarillas... ni tan siquiera azules o verdes... son sencillamente dos luceros castaños que brillan más que ningún otro... y cada día que pasa su luz es más intensa...
Por si no estuviera todavía claro, se puede intuir sin caer en errores que esas luces no tienen más electricidad que la sangre que fluye por las venas, pues no son bombillas sino ojos... quizá no los más bonitos, pero si los más sinceros...
En ocasiones, la luz que emana es tan brillante que me toca bajar la vista, antes de que el calor que también produce haga que salten los colores de mis mejillas como chiribitas...
Y... hoy no puedo ver esas luces, las echo de menos... es la ilusión que colmaba mi día de lunes a viernes... y no sólo siento nostalgia de esa luz, sino de la armoniosa melodía que en ocasiones la acompañaba... que bien podía conducir un canto más o menos sereno, pero siempre era encantador... la voz, qué daría yo ahora por estar escuchándola?
Mientras tanto... contentaré mi espíritu con las luces de colores y los villancicos... que en cierta manera, también me recuerdan a la Navidad... aunque no sé si quiero hacerlo... Pues por una vez en la vida, estoy deseando que termine esta interrupción de esa rutina que había hecho salir mi alma a las capas más exteriores de mi ser... y que tanto me gusta...

6 comentarios:

  1. No hay duda de que es maravilloso estar enamorado. Pero ten cuidado, no dejes que esas luces te deslumbren, y procura siempre tener las cosas bajo control (por mal que suene esa expresión hablando del amor)
    Es genial perder el sentido y encontrarte en un sueño cada vez que ves los dos luceros que te mueven. Pero cuidado.
    La oscuridad puede hacerte sufrir mucho.

    ResponderEliminar
  2. Realmente gracias!
    De todas formas, sólo me dejo llevar a la hora de escribir... después soy mucho más racional (en ocasiones demasiado) y mantengo mis sentimientos bajo control...

    Y de nuevo, gracias!

    ResponderEliminar
  3. jeje de nada..! A ver esa historia de 18 segundos.. que promete ^^

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias ^^... En cuanto tenga un ratito me pongo, porque de momento sólo tengo una lluvia de ideas sobre el papel

    Gracias por seguir los blogs ^^

    Y preciosa tu historia

    Besos!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.