lunes, 5 de enero de 2009

Atracción...


Otra vez esa mirada en el cristal...
Siempre he tratado de ser valiente, pero esos fríos ojos azules me superan...
Tengo miedo de verla otra vez de cerca, esa mirada vacía que tanto y tan poco transmite al mismo tiempo...
Pero, otra vez me puede la curiosidad al instinto y me acerco poco a poco a esa ventana de ese pequeño chalet de la sierra... Allí sigue, como siempre, no importa el día ni la estación, esos ojos siempre están ahí.
Hay algo que me atrae irremediablemente hacia ella y no sé lo que es, pero creo que quiero saberlo...
Siempre en lo alto de la colina, siempre ahí está esa mirada... trepo como puedo por entre los peñascos, necesito verla, es una imán al que me quiero acercar...
De pronto, una piedra resbala bajo mi bota derecha, caigo y quedo inconsciente...
[...]
Despierto en una estancia que me produce un escalofrío que recorre mi espina dorsal como un calambrazo...
- Oh! Ya has despertado -me habla una voz suave, aunque carente de emociones
- ... ¿Dónde estoy? ¿Quién eres? -pregunto con una nota de pánico en mi voz
- Estás en mi hogar, ¿es lo que buscabas, no? ¿Quién soy? Nunca se sabe... Además, creo que la que debe preguntar soy yo, ¿quién eres tú? -responde con más preguntas
Siento miedo pero respondo: -Soy... soy... - me flaquean las fuerzas y no puedo continuar la frase
-Ya veo, no hace falta que respondas, tus silencios dicen mucho más que tus palabras - y se acerca a mí
- ¡Noo!...-imploro con un ápice de las energías que me quedan
- ¡Shh! No pasa nada, no tienes nada que temer...
Se acerca todavía más y noto la punzada gélida de su mirada sobre la mía propia... De repente, noto una extraña conexión entre ambas visiones. Comienzan a aparecer en mi mente un torrente de imágenes, mis vivencias ¡y las suyas! Ojos castaños mezclados con ojos azules en una especie de época lejana...
-¿Sigues sin saber quién soy? -me pregunta, con una voz inquisitiva
- Creo que no... -susurro, en eso, una imagen aparece en mi mente y lo aclara todo- ¡tú!
-Ya pensé que jamás lo averiguarías, ¿por qué crees que sentías esa atracción hacia mí? Fui repudiada a esta prisión de la montaña, pero algo en tu interior te mostraba quien era yo en realidad...
- Nunca lo pensé - respondo otra vez con un escalofrío, pero este era un escalofrío de comprensión.- Por favor, déjame marchar...
- No es tan fácil, y menos ahora que finalmente nos hemos reunido
Y así fue... ahí quedé yo... para siempre

2 comentarios:

  1. Y la pregunta es..¿Quién era? ¡Porque nos dejas con la duda!
    Un saludo =)

    ResponderEliminar
  2. Buena pregunta... realmente no buscaba darle una respuesta para que así cada uno buscara su propia conclusión (puede ser un hermano, un antiguo amigo... a tu elección ^^)

    Besos! (y gracias por leerlo ;D)

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.