viernes, 13 de febrero de 2009

Melodías...


Se oía una melodía de fondo, era una algarabía de sonidos alegres que tintineaban cual cascabel de gato en los pasos del felino sobre mis sentimientos. Me araña con sus garras, pero sus heridas no provocan sangre, sino alegría, no duelen, sino que emocionan mi alma y aún demanda que el gato se pose cerca del corazón para que esa rítmica melodía pueda ser escuchada con más detalle... así también poder atraparla con mis propias garras para no dejarla escapar jamás.
El cascabel del gato suena, me relaja y me emociona... Suspiro al ver como su ritmo es entrecortado cual risa, es más, no es un cascabel, es una risa que conozco muy bien y la cual sería capaz de distinguir incluso entre el alboroto más indescifrable.
Me gusta oír ese cascabel, y también me agrada cuando no suena y sin embargo la melodía que suena es una suave combinación de sonidos que mis oídos captan con la más profunda atención... Me gusta que esa melodía entone sus notas por mí como en ocasiones hace...

Se oye otra melodía de fondo, y de nuevo el cascabel del gato aparece junto a ella... esta vez es una composición cuidada de notas que una vez fue escrita en una partitura y que mis sentidos se afanan por escuchar con atención... es un instrumento el que suena, un piano que me enamora, un pianista que me ha cautivado desde el momento en que oí su melodía... y del que cada nueva melodía que escucho me conmueve y me atrae...

[Sin terminar]

2 comentarios:

  1. Me gusta y me recuerda a mi cascabelito jajajjaa

    Besotes^^

    ResponderEliminar
  2. Gracias! (Vi tus cascabel en el LJ, es chulísimo ^^)

    Besos!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.