sábado, 18 de abril de 2009

Siguiendo los pasos...

Las pequeñas gotas de lluvia caían incesantemente sobre su rostro, disimulando con ello las lágrimas que formaban un río desde las mejillas hasta la blusa, donde morían dejando a su paso un oscuro charco de intensas emociones.
Cada día era más difícil sobrevivir en ese ambiente hostil, mostrarse indiferente ante los hechos que la evidencia mostraba ante su turbia mirada... Muchas veces pensó si no sería mejor hacerse a un lado para siempre, dejarse llevar por ese impulso que tantas veces había pasado por su cabeza y acabar con todo de una vez.
Pero ¡no!, esa era una decisión demasiado cobarde y aún con la tristeza marcada en unas ojeras día a día más pronunciadas, iba a seguir allí asumiendo las consecuencias de sus actos... y de sus sentimientos.
Aunque resultara absurdo seguir por esa tortuosa senda, allí iba a continuar hasta que sus afligidos pasos la dejaran en un lugar muy muy lejano .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.