martes, 19 de mayo de 2009

Cómplices de sonrisas

Y de repente sentí ese pinchazo en mis mofletes, y ambos tiraron de mis facciones hasta formar una sonrisa. Una sonrisa de complicidad, un momento de jovialidad, un instante de extraña intimidad.
Cada momento compartido se tornó inolvidable, cada segundo de esa sonrisa fue un gran segundo, un gran momento. No sólo había una sonrisa sobre mi rostro, también sobre mi corazón.
Todo en ese momento tomó un matiz distinto, y un día nublado lució con la plenitud del sol veraniego. Una jornada rutinaria pasó de ser un día a ser EL día.
Hay que ver lo que puede hacer una sonrisa... y cuando pierde el son para convertirse en risa, compañeros de miradas junto a casualidades en las que nunca creí.
Hoy es un buen día para sonreír, recuerda como se hace: Estira los labios hacia los lados, hasta que no puedas más; cúrvalos hacia arriba y abre un poco la boca, que se vean los dientes. ¿Sigues los pasos? Muy bien, ahí tienes una sonrisa.
Ahora recuerda cada una de las razones que te hace mantenerla y conseguirás lo que algunos llaman alegría y si es compartida, complicidad.
¡Sonríe! Deja a un lado los malos momentos.
¡Sonríe! Y piensa en todo lo que te hace ser feliz
¡Sonríe! Cómete el mundo con patatas y olvida los qué dirán
¡Sonríe! Y demuestra quien tiene ahora el poder

5 comentarios:

  1. Sonrie, pues, y deja que los demás se pregunten por qué

    ResponderEliminar
  2. sonrie, que una sonrisa cambia cualquier día.
    cuidate^^

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que te guste... y acuérdate de seguir las instrucciones :D

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.