viernes, 1 de mayo de 2009

Soñando globos

Recuerdo el momento como si fuera ayer, y puede que no haya pasado tanto tiempo, pero ¿qué es realmente el tiempo? Nada más que algo subjetivo, un elemento caprichoso con el que debemos lidiar día a día.

Era una de esas niñas de amplia sonrisa dibujada en el rostro, una pequeña luz que trataba de brillar en una galaxia colapsada de estrellas. Quizás debido a este sentimiento, a sentirme tan menuda en un mundo hostil y demasiado grande, quise comprarme alguno de esos globos que como siempre sale en las películas, te suben y te aportan una visión del mundo desde otro angulo, diferente a todos los conocidos. Eran esos globos que todos tenían en un momento de la vida, los imprescindibles para vivir.

Cuando los tuve en mi mano -aún recuerdo la sensación- me sentí distinta, un arco iris de forma indefinida estaba coloreando mi mundo y sumiéndome en una nueva realidad difícil de creer para la niña que era entonces.

Flotaba, flotaba y me dejaba arrastrar por esos sueños de grandeza que tantos niños tienen -y de los cuales no formaba una excepción-. No era presuntuosa, pero sí soñadora y mi mayor deseo era perseguir esos sueños hasta las últimas consecuencias, poder llevar a cabo esas fantasías que llenaban mi mente de ilusión y construían unos muy bellos castillos en el aire.

Nada perturbaba mi tranquilidad en aquel espacio, varios metros por encima de la realidad, hasta que un día me crucé con algo -nunca supe qué- que ¡puff! ¡puff! pinchó dos de mis siete globos. De pronto, me vi envuelta en una turbulencia que me hizo apreciar la vida más cerca del suelo y ver por primera vez los peligros, darme cuenta de que los sueños, sueños son y nada más.
No estaba preparada para caer tan pronto, y tras una brusca caída, logré remontar el vuelo con los cinco globos que aún quedaban en mi mano, esperando cumplir alguna ilusión.

Y pasaron los años manteniéndome a flote entre tres globos -algunas personas me pincharon los otros dos en momentos de debilidad-. Los sueños se iban desinflando, pero pese a todo conseguía mantenerme con ellos.

Pero, no eran esas las mayores dificultades en las que me vería envuelta. Un día, el globo más grande, en el que me había estado refugiando muchos años se me soltó de la mano y tomó su propio rumbo, abandonándome a mi suerte en un "¡ahí te quedas!" y evidentemente, con dos sólo me quedé.

Cada vez estar en esa posición privilegiada, luchando por la vida, se hace más difícil. No hace mucho, me di cuenta de que uno de los dos globos estaba perdiendo presión, porque el gran globo le tenía envidia y lo había dejado más expuesto al sol para que su goma se viera perjudicada por los rayos UVA que tanto incidían en aquellos días en los que me abandonó.

Así que ahora estoy amarrada a mi último globo, al último sueño de cuantos de pequeña había tenido, no me atrevo a bajar a por más por miedo a que este desapareciera y abandonara con él a aquella niña que una vez fui.

Situación conflictiva, acabo de ver al vendedor de globos, está pocos metros más abajo de mi posición y no sé como alcanzarla atada como estoy a mis recuerdos de infancia que se contienen en ese último globo. No sé si bajar en su búsqueda, debo superar el miedo que me produce dejar ir a mi pequeña mancha blanca que tantos años me ha acompañado con su presencia.

Tal vez, sólo tal vez, si aflojo un poco el nudo del globo pueda bajar y alcanzar mis nuevos sueños, los que necesito ahora para vivir.

Además, veo que no muy lejos de mi posición hay un par de personas que parecen hallarse en la misma situación, no saben si bajar o quedarse. Y... ¡no hay suficientes globos para todos! Alguien quedará sin ellos.

Soñando globos, globos con sueños... ¿y, quién bajará a por ellos?

6 comentarios:

  1. Preciosa metáfora y precioso texto^^

    Besotes manita^^

    ResponderEliminar
  2. Como te he dicho en el foro...
    Muchas gracias por tus palabras, me alegro que te haya gustado (La neurona se ha comportado por una vez xD... y ¿sabes?, me ha llegado el valor de la tuya :O)

    Besos manita!

    ResponderEliminar
  3. A mí de vez en vez, el tiempo me trae los globos de vuelta, vuelven felices de tener nuevos aires y experiencias, poco a poco ya no son globos, con ellos me he hecho un dirigible.
    Linda metáfora ^.^

    ResponderEliminar
  4. Sand, esta muy bien como siempre.
    Novedad foro superpop:Han entrado 2 hackers o como sean y amenazan con cerrar el foro y copiarnos los IP y estamos subiendonos por las paredes salvo Isa que esta estudiando tan trankila.YO ME ESOY VOLVIENDO LOKA!!!
    Otra entrega de las cartas esta en el foro the best girls y ¿como te ha ido el puente?

    ResponderEliminar
  5. Sí , a veces es díficil abandonar la infancia para centrarse en otros sueños distintos...
    Es una metáfora preciosa , Sandi .
    Besos de Melodycool , sigue publicando esas cosas tan bonitas que escribes ^^

    ResponderEliminar
  6. Hay un libro llamado "Un mundo para Julius" de Bryce Echenique, que nos narra la perdida de la inocencia de un niño soñador...

    Tienes una escritura muy buena y creo que esta de mas volvertelo a decir, pero eres muy joven y da gusto saber que existen personas asi

    saludos

    andrés

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.