martes, 1 de septiembre de 2009

... 3, 2, 1... K.O

La vida es un fluir de incorrecciones, un directo lanzado con fiereza por un lince del boxeo que encajas como puedes tratando de mantenerte en pie y no demostrar ante el enemigo tus puntos flacos, aquellos en los que un único golpe bien dado puede dejarnos K.O y apartarnos de la lucha por la vida y por la libertad, que atrapada en un ring de metáforas trata de escapar con cada respiración entrecortada y cada suspiro. Uno de esos segundos eternos en los que aprovechando la debilidad instantánea del rival, le atizas un gancho en plena mandíbula que le hace tambalearse, y es ese preciso instante cuando giras la cabeza atrás buscando una válvula de escape o, en su defecto, a un entrenador temeroso que arroje la toalla por el contrincante. Pero, descubres hipnotizado mientras el lince se abalanza sobre ti, que no es el entrenador opuesto el que teme, sino el propio, que arropado por las personas más cercanas a tu familia, ve como luchas en el combate de tu vida, dejándote las uñas y la sangre, sudando litros de agua salada que se filtran por los poros heridos de tu piel y te hacen experimentar el escozor de una pérdida, el dolor de una derrota casi asegurada.
Te lanzan sin apenas darte cuenta un segundo directo, más potente que el anterior, te agazapas como puedes poniendo los puños por delante y sin previo aviso, las fuerzas te flaquean y caes derrumbado al suelo del ring.
El combate ha terminado, sabías que ibas a perder, pues la vida no es eterna y las fuerzas aún menos... Pero, te sorprendes en ver a tus seres queridos a tu lado. Inusitadamente, eres libre y todavía sin ser consciente de ello, te lanzas con las últimas fuerzas a sus brazos, a los brazos de aquella persona que coreó tu nombre cuando también sabía de antemano cual iba a ser el resultado. No importa, ahora ya todo ha terminado.
Apenas te tienes en pie, pero aguantas como un héroe hasta un camerino oscuro en el cual, ajeno a luces y ruidos, te desplomas y dejas de respirar.

... Pero, suena el insistente zumbido del despertador, lo apartas con furia mientras dejas pasar por tu mente las nítidas imágenes de esos momentos en que estabas arropado por aquellos que ahora no están, por aquellos que un día te abandonaron a tu suerte y gracias a los cuales eres quien eres: un don nadie. Un error, vivir en el pasado. Otro más grave, soñar en el presente. El peor, olvidar el futuro.

5 comentarios:

  1. Sand, me ha encantado. Viva tu! Oye Sand, en el foro te he dado mi msn y dices que me tienes agregada pero yo no te tengo xD Bueno wapa, a ver si hablammos. Me ha encantado ;) Suerte!

    ResponderEliminar
  2. me ha gustado mucho sand :O cada vez escribes mejor :O por cierto, tu historia 18 SEGUNDOS esta medio abandonada...hace tiempo que no publicas nuevos caps...
    besos y sigue escribiendo ;D
    p.d.nos vemos en el foro de isa [el rincon de la expresion] ;D

    ResponderEliminar
  3. Princess, me encuentro sin neurona para la de 18 segundos...
    Hace mil que no escribo, pero es que prefiero no escribir que escribir forzada.

    Y gracias por todo!

    ResponderEliminar
  4. Muy buena la última frase. Este relato demuestra que escribes realmente bien.

    Felicidades.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.