sábado, 19 de septiembre de 2009

BSO

Empiezan a sonar las notas de aquella melodía que tantas veces me ha acompañado a lo largo de mi vida. Un aluvión de recuerdos vienen a mi cabeza y me hacen recordar tantos momentos que junto a esos acordes afloran unas pequeñas lágrimas.
Primeras palabras de la canción acompañan a las primeras imágenes que evocan. Puedo describir con todo detalle más de cien momentos que van de la mano.
Sin ti no soy nada
Y las lágrimas comienzan a correr como un río desbocado.
Los recuerdos son más vívidos y comienzo a recordar a esas personas sin las cuales no soy nadie, ni nada.
Nada puedo hacer ya para detener las pequeñas gotas que inundan mis ojos.
La canción sigue su curso y los recuerdos al mismo compás.
De pronto, me veo transformada en una niña de diez años que no sabe que hacer y evita con toda su alma echarse a llorar en medio de mil momentos recientes que la han dañado, pero ante los cuales ha de mostrarse fuerte, no, ella no era niña de dejarse llevar.
Sin ti no soy nada
Ya la niña que aparece en mis recuerdos es mayor, quizá 12 años sean los que lleve sobre ella. Está harta de algunas personas y sigue resistiéndose a derramar lagrimas que considera inútiles.
De pronto, me fuerzo por volver a la realidad, y recordar aquella niña más fuerte que la chica de ahora.
Pero, no puedo, aparecen ante mí unas imágenes bastante más recientes y recuerdo que...
Sin ti no soy nada.
Necesito urgentemente un abrazo, alguien que acoja entre sus brazos a esa personita que ha tratado tanto de luchar que de pronto ha recordado que...
Te necesito.
La canción ha cambiado mientras me hallaba sumergida en mis recuerdos, pero no por eso el torrente de imágenes que mi memoria se ha encargado de desenterrar del olvido.
Los sentimientos son demasiado fuertes y, poco a poco, están amenazando con devastar el camino hecho a través de los años.
Afortunadamente, en este preciso instante, no estoy sola y hay quien me ayuda a levantarme tras caer y me hace sonreír con palabras que demuestran quienes son tus amigos en momentos de debilidad, con quienes puedes contar en todo momento.
Aunque, mi mente se haya en otro lugar, no en el mismo que el cuerpo... y está recorriendo seis años de mi vida a una velocidad vertiginosa hasta que se detiene de pronto porque...
Te necesito.
Y, hemos llegado al presente.

[...]

Estrella de mar (Amaral), banda sonora de mi vida.

[...]

Creo que he logrado escribir un poco, al menos, la neurona no me ha dejado sola.
Gracias a los que estáis ahí cuando se os necesita.

3 comentarios:

  1. Y deberías dedicarle alguna canción y no llorar más ;)

    Besotes^^

    ResponderEliminar
  2. Aish! Ya...

    Gracias manita!

    Mil besos ^^

    ResponderEliminar
  3. Preciosísimo el nuevo tema de tu blog^^

    Besotes y de nada ;)

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.