jueves, 1 de octubre de 2009

Social net

Por una vez y que no sirva de costumbre, voy a escribir la entrada de otra forma.
Intentaré ser más objetiva en las descripciones y dejar menos mis emociones al descubierto (No prometo conseguirlo). Aunque, quizá sea un poco diario...
Bueno, resumiendo, tomo mi propia voz.
En este último año, o a mí me lo parece así, el auge de redes sociales como el tuenti ha sido espectacular. ¿Motivos? Seguro que encontramos cientos de ellos, desde el probar una función nueva en Internet, fardar con los conocidos -la palabra amigos está siendo demasiado frivolizada-, o enterarte de encuentros entre compañeros; por citar algunos ejemplos.
Pero, a raíz de ello, es posible encontrar a personas que creías desaparecidas. De pronto, tienen el susodicho tuenti (no me pagan por hacerles publicidad, es por citar la red que más utilizo). Y, en ese momento es cuando percibes el paso de los años. Personas que recordabas como niños en lagunas difusas de la memoria, vuelven a tu paso como adolescentes plenamente formados a los que reconoces buscando la etiqueta que cae sobre dicha persona.
Para que luego diga mi profesor de Filosofía que las personas no se pueden etiquetar. Usa tuenti, amigo.
Bueno, retomemos este hecho. Sorprendentemente, todo el mundo se une de nuevo y forma la red. Nadie es lo que parece y nada guarda las apariencias de antaño.
Eso por citar algún uso curioso de los perfiles en "Amigos de amigos". ¿Son estos mis amigos? No, tan sólo conocidos que vuelven a tu vida como completos desconocidos de los que habías olvidado hasta el color de los ojos.
A veces te llevas gratas sorpresas, otras algún disgusto...
Hay personas que encuentran el valor perdido en forma de mensaje privado, otras intentan proposiciones decentes, o indecentes también.
Está claro, hablo de la gente adscrita a esta extraña secta -cada día somos más- en el que las mentiras están a la orden del día y se entra como en los grupos más extremos: Un miembro te envía una invitación, porque le has caído bien, porque...
¿Quién sabe? ¿A dónde iremos a parar con esta nueva forma de ver el mundo?
También destacar la función social que a veces -las menores- desempeña. Difundir hechos escabrosos que se emborronan junto con mil tonterías; hablar con alguien que vas a conocer el breve, lo que ha llevado a resultados gratos y no tan gratos.
Red social, cada vez más adscritos, cada vez más hilos para agrandar el ovillo... ¿Falta alguno? Probablemente. Quizá sea el más inteligente al apartarse de estas artimañas.
Para mí, es tarde. Caí en sus garras.

4 comentarios:

  1. Me ha encantado tu blog, ¿son tuyos los textos? si es así escribes muy bien^^
    Bueno un beso

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias!
    Sí, son todos textos míos ^^
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola! Soy Liss , nosé si te acuerdas de mí ... solo pasaba a echar un vistazo y debo felicitarte por tu blog ^^

    ResponderEliminar
  4. Me he pasado por el que creo es tu blog. Gracias por todo... imposible olvidarme de ti.

    (Escribo en los dos lados sin saber por cual pasarás antes)

    Besos!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.