viernes, 13 de noviembre de 2009

El fruto prohibido


Sólo un bocado del fruto prohibido. El deseo hecho realidad. Sus labios apenas rozaron el dulce fruto que estaba frente a ella, tan sólo un leve mordisquito y todas sus fantasías se hicieron realidad. Un atisbo de luz que poco a poco fue convirtiéndose en un poderoso punto luminoso que mostraba el éxtasis que en su interior se estaba produciendo.
Sus más íntimos placeres despertaron todos a una, mostrándole el paráiso terrenal, todo un nuevo mundo desconocido para entonces en su inocencia.
De un arrebato, alejo la manzana de su boca, y en su lugar, besó con pasión a quien se la había dado. Todos los sentimientos tanto tiempo escondidos brotaron tal manantial en la montaña. Sus labios fusionaron sus cuerpos en uno sólo, sus manos se entrelazaron en unas caricias imposibles.
Por fin habían superado las barreras que les impedían unirse, el fruto de un amor imposible que habían alejado de la realidad. Estaban cuerpo con cuerpo, juntos después de tanto tiempo.
Decir que aquello fue un beso sería poco fiel a lo sucedido, eso fue EL beso. Sabían que nunca lo podrían volver a repetir con aquella intensidad, que el primer beso nunca se olvida y no se puede copiar, tan sólo imitar.
De pronto, toda la espera se desvaneció y la joven rompió a llorar. Toda la presión había desaparecido y su más esperado sueño se había cumplido.
Aquella noche cerró los ojos, pensó en lo ocurrido y creyó que había sido un sueño. Pero la manzana continuaba a su lado, como prueba irrefutable de los momentos vividos pocas horas antes.
Porque fue su primer beso, porque el fruto castigado por la religión había encendido su deseo. Porque le amaba con todo su espíritu.

2 comentarios:

  1. Y eso que había empezado como algo porno esto xDDDDDDDDD

    Besotes y no hagas mucho caso a esta loca :P

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.