domingo, 1 de noviembre de 2009

Nueva batalla

Se vio acorralada por cientos de rostros carentes de expresividad. En sus manos cuchillos, dagas y armas blancas de diverso tamaño, con seguridad todas mortales en el más que probable enfrentamiento. Se mira sus propias manos, vacías... sólo con demasiados arañazos hechos en momentos de extrema tensión. Sabe que no tiene nada que hacer contra sus enemigos, les ha dado ya muchas veces la espalda, pero el momento ha llegado y debe batallar con todos esos que tiene al frente.
No saldrá viva, lo sabe. Pero al menos podrá gritar de una vez por todas lo que cada uno de sus adversarios provoca en su corazón, pues ha callado demasiado tiempo.
Se acerca un pequeño grupo a su posición, sus rostros son los más amenazadores e intuye que nunca más dibujarán una sonrisa en su presencia. Les mira a los ojos, se sorprende en encontrar desconcierto bajo un manto de odio exacerbado. Nunca pensó en encontrar sentimientos tan oscuros en unos corazones antaño puros. De pronto, como si accionados por un resorte, comienzan a hablar atropelladamente. Los dos bandos se sorprenden atacándose verbalmente... pero, la solitaria joven al menos puede ya decirles el dolor que han causado en ella sus desconfianzas y, ante todo, su traición inesperada. No contentos con todo, continúan acusándola de hechos que sabe no haber hecho. Su corazón se encoge ante la nube de acusaciones y estalla la violencia en forma de bofetones, contestados y ayudados de más formas de violencia física.
Tras una breve pero ardua batalla, se retiran a un lado con los ojos encendidos en el fuego de la rabia. La pequeña contrincante se siente menuda y hundida, pero no es momento de amilanarse y huir de su destino.
En este momento, se acerca la única persona que desearía se mantuviera alejada en esos momentos de debilidad. Sabe que su espíritu no es inmune, y que su corazón late con violencia en aproximarse. El joven se detiene y con sus brillantes ojos negros le muestra una interrogación que ansía ser respondida. La chica no puede más, y entre mil sollozos, le confiesa por vez primera en voz alta todos los sentimientos que provoca él en ella. Él la mira con rostro confundido y, sin mediar palabra, se aleja de allí. Es ahora cuando ella reacciona y sale corriendo tras esa persona que tanto ama... y no lo alcanza, es más rápido y ha contado con el factor sorpresa.
De nuevo mira a su alrededor y se encuentra con jadeos, abucheos y risas contenidas de sus primeros rivales. Le duelen como si las dagas que en sus manos se sitúan hubieran penetrado en su corazón y lo hubieran hecho pedazos. Se mira al pecho y descubre que así es... al menos ya no hace falta luchar.
Pero, no todo está acabado, entre las sombras y el dolor, se abren paso un núcleo de personas, de reducido tamaño. Actúan con frivolidad ante el entorno hostil, pero al llegar a la joven, muestran toda su calidez y la arropan entre sus brazos. De pronto comprende que no todo está perdido, que en este rencoroso mundo aún hay lugar para el sentimiento más bonito que se pueda encontrar... la amistad. Porque esas personas que han acudido en su auxilio son aquellas que puede considerar amigos y, de esta forma, nunca podrá agradecer lo que han hecho por ella en este difícil momento.
Probará mil años de decirles gracias, pero sabe que ni con eso habrá saldado su deuda. Nunca sabrá como expresarles lo que valora su amistad.

Y, movida por un espíritu de angustia, de silencios atrapados, se aleja brevemente y grita con todas su fuerzas: ¡¡¡AÚN ESTOY AQUÍ!!!

5 comentarios:

  1. Hace tiempo que leo tus textos.. y eso me premite decir que mejoras con el paso del tiempo como los vinos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias! Eso sí, suelo escribir a la desesperada... así que sale lo que sale.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Sand por decir que soy una chica que merece la pena conocer. Tu eres una persona muy especial para mí. Desde siempre has sido una de mis mejores amigas en Internet. Pero supongo que es hora de cerrar el blog...Solo temporalmente. Cuando tenga ganas lo volveré a abrir...
    Sigue escribiendo Sand!
    Un besito amiga ^_^

    ResponderEliminar
  4. En esos casos yo diría desangrándome "aunque sea por joderte, volveré de la muerte para atormentarte de por vida". Qué le vamos a hacer, una es sádica por naturaleza xDD

    Besotes^^

    ResponderEliminar
  5. Pero manita, tú bien sabes que en mi caso, eso iría a contra natura...

    Besos!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.