domingo, 8 de noviembre de 2009

¿Qué es la libertad?

Una vez fui libre. Aunque no sé si exactamente aquello era libertad.
Recuerdo de aquellos tiempos que no estaba atada a nada ni a nadie, que iba y venía sin que nadie notara mi presencia, ni aún menos mi ausencia. Eran otros tiempos, de una triste libertad que me encerraba en el infierno de la soledad.
Y viene a mi memoria el momento en que dejé de ser libre, no lo lamento, fue el mejor momento de mi vida. Sin duda. Nunca hubiera esperado encontrarme de este modo, y no echar de menos la libertad.
Aunque también, era deprimente ese estado anterior, sin ningún sueño que perseguir, sin nada que me hiciera sonreir más que de una forma falsa por guardar las apariencias...
¡Apariencias! Siempre lo mismo, incluso ahora... porque intento demostrar que soy libre cuando realmente estoy presa. Reclusa en los sentimientos, pues he perdido las alas que me dejaban volar sin rumbo al encontrar un motivo por el que luchar, alguien por quien sonreir, y a quien sonreir con ilusión, con ganas.
Sí, declaro que he perdido la libertad. No soy libre porque he pasado a depender de la existencia de quien me hace feliz con sus palabras, cuando se acerca, cuando pienso en él. Y entonces no me importa no poder huir, porque ni puedo... ni quiero.
Quizá tal vez no sea que he perdido la libertad, no. Es posible que por fin sea libre y pueda dar rienda suelta a mis sentimientos... antes desconocidos.
Sea esto o no libertad, nada importa si puedo vivir en ese globo sin que se pinche y me dé de bruces contra el suelo. Y viviré, vivirá... viviremos.

2 comentarios:

  1. Precioso texto en esta tarde tan triste.

    Besotes^^

    ResponderEliminar
  2. Gracias manita!
    Que días más extraños...

    Mil besazos!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.