sábado, 14 de noviembre de 2009

Ya nada.


Sonaba de fondo esa canción, maldita sea, no había otra para estos momentos, justo ahora suenan esas palabras que tantas veces se han repetido en mi mente: "Vuelve a sonreír, a recordar París, a ser mi angustia..."
Y las lágrimas se deslizan suavemente por las mejillas, los recuerdos se amontonan e impiden ver con claridad al frente. Sé que de continuar así, me sumergiré en una espiral de locura en el abismo de la cual ya me encuentro.
Menuda cancioncita la que está sonando. Mil veces cantada y tarareada entre recuerdos, ahora se ha convertido en un arma que hiere sin piedad el corazón que ya harto de todo pide un final que a veces me gustaría darle, nada importa si no se pueden cumplir los sueños.
He viajado a París en noches inacabables, veladas infinitas donde aparecíamos tú y yo bajo ese portal, ese al queme habías traído rosas rojas que imaginaron mis sentidos reflejarían para siempre un amor del que ahora me doy cuenta sólo lo he sentido yo.
Mil palabras, millones incluso han surgido como ríos para describir todo aquello que no eran más que castillos en el aire.
Fueron sus palabras las que me despertaron de esta fantasía, me bajaron de la luna de un brusco tirón y me dejaron herida de muerte sin que ella percibiera lo dolorosa que fue para mí esa sencilla declaración. Mas me provoca más sufrimiento el hecho de que en ese instante observé que a esa conclusión había llegado ya mucho tiempo atrás, y que sencillamente mis ojos se negaban a verla porque rechazaba la idea de haber tirado tantos meses a la basura, y además necesitaba esa ilusión para seguir con el día a día.
Las evidencias no dejan lugar a las dudas, por duras que sean...
Nada se puede ya hacer, no quiero imaginar un futuro porque nunca he estado preparada para seguir adelante, no hay nada que ahora mismo me haga tener ganas de continuar mi camino.
Y así, sin ningún sueño por delante, me encuentro muerta en vida... O tal vez estaba haciendo un símil de vivir y ya había muerto. Me gusta la segunda opción.





[Lo iba a incluir como "Relatos a la pluma", pero es demasiado malo]

4 comentarios:

  1. Manita!!!!!!! Ains, cariño, creo que cuando me lo contaste me perdí algo o algo no terminé de entender, porque no entiendo mucho de lo que dices!!! Y quiero darte un abrazo fuerte y achucharte!!!!!!! >3<

    Besotes guapísima, tq!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias manita!
    Quizá es que tampoco yo dije todo lo que pensaba, pues las reflexiones vinieron después y me llevaron a eso que ahí he escrito (por cierto, he visto cada fallo en cohesión gramatical que alucino).
    De veras que muchas gracias por estar ahí!

    Mil besazos, teQ!!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta esa canción :).
    Y no pierdas la esperanza, Sand, nunca se sabe lo que puede ocurrir.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. En realidad es una batalla conmigo mismo. Es como si existieran dos partes que luchan constantemente la una con la otra. Y últimamente cada vez gana más terreno la macabra.

    Respecto a tu texto, veo que sigues prendada de alguien que debería darse cuenta de lo que vales.

    Un abrazo y ánimo.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.