lunes, 21 de diciembre de 2009

Lápiz y goma


Recuerda cuando no eras más que un inexperto frente al mundo, y no te dejaban dar los pasos con seguridad. Recuerda cuando siempre tenías a alguien a tu lado, que te recogía cuando te caías, que te curaba todas tus heridas.
Piensa en todos esos momentos que pasaste solo o en compañía, todos esos donde no tenías consciencia de la realidad y te equivocabas a cada momento... y no importaba.
Eran esos momentos en los que todo lo que necesitabas para ser feliz era un lápiz, una goma y una hoja de papel. Te podías hartar de hacer garabatos, si te salían mal, los borrabas y volvías a empezar. Cuando empezaste a escribir, también tenías una goma en compañía del lápiz, porque muchas veces no te salía bien la letra, o cometías alguna falta de ortografía, o sumabas mal. Eran momentos felices, donde nada era indeleble y todo tenía la solución.
Y ahora... ahora todo lo que escribes ya no se puede borrar, quedará marca de ello para siempre por mucho que quieras poner un tachón sobre el error y continuar. Porque la vida, cuando creces, está escrita a bolígrafo, y la tinta es permanente. Pesa en la memoria, y escribe cosas de las que no tienes derecho a arrepentirte. Son momentos duros, pues no se te permite equivocarte, sólo tienes un camino, hacia delante... y si te desvías, no puedes volver atrás.
En tu mesa ya no hay gomas, ya no hay lápices. Sólo se amontonan bolígrafos de diversos colores y grosores, que son los que te llevarán al éxito o al fracaso, y no se te permite dudar en la elección del adecuado... pues aún cuando se termine la tinta, deberás continuar con tu caligrafía, la vida no se detiene, y no se borra.
No, estos no son tiempos de borrar los errores.

2 comentarios:

  1. Pero son tiempos de aprender de los tachones y escribir con letra clara y releer lo escrito para seguir escribiendo ;)

    Besotes^^

    ResponderEliminar
  2. Es otro punto de vista.

    Gracias manita!
    Besos!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.