domingo, 27 de diciembre de 2009

Visita guiada

¡Bienvenidos señores y señoras! Hoy les vamos a ofrecer una visita única e irrepetible, que esperamos sea de su agrado. Para ello, les rogaremos apaguen sus móviles y presten atención con sus cinco sentidos, pues palabra que no escuchen, detalle que se pierden. Gracias y disculpen las molestias que este pequeño inciso pueda ocasionar en el desarrollo normal de la visita que ahora inician
Primero de todo, informarles del objetivo al que está destinada esta cita con cada uno de ustedes. Se trata de un viaje de observación minuciosa... al interior del alma que escribe en este blog que ahora mismo tienen delante suyo. Quizá nos tachen de locos, pero al no ser una novedad, pueden hacerlo sin temor a ser reprendidos. Quizá ahora mismo pulsen la pequeña cruz que cierra la ventana y decidan quedarse sin leer lo que ahora sigue, sin realizar la visita que les hemos prometido. Es su decisión, y no les vamos a recriminar si esta es su opción.
En el caso de que decidan continuar, síganme, vamos a comenzar con una pequeña reseña histórica que les sitúe.

Todo empezó hace diecisiete años, una niña regordeta, algo larguirucha y muy llorona llegó a este mundo tras ocho meses y medio de gestación en el vientre de su madre. No ofreceremos más detalles de este punto, dado que fue un parto sin complicaciones y no merece de su atención.
Sin que nadie se diera cuenta, la pequeña fue creciendo y enfrentándose a los obstáculos que le tenía reservado el mundo, y que poco a poco forjaron su débil espíritu, al mismo tiempo que creó una primera barrera hacia el exterior que hizo que muchos dejaran de verla con todos sus matices y tan sólo se centraran en el físico (con lo que rápidamente la desechaban). No fueron momentos fáciles y hubieron más llantos que otra cosa a lo largo de estos primeros años de existencia. Pero, de nuevo son unos recuerdos que procederon a saltar y que, tal vez tengan cabida en una visita futura (les avisaremos si se incluye en la programación).
De esta forma, y con muchas decepciones que acabaron adentrándola en el mundo de las letras, la niña fue creciendo y convirtiéndose en una adolescente insegura que se escondía tras un velo de simpleces y, en ocasiones, frialdad. Se acabó una etapa y comenzó otra que habría de revolucionar hasta los cimientos de esa niña que se había escondido detrás de demasiadas barreras, que de pronto comenzaron a temblar por la llegada de nuevos elementos a escena.

Comienza la visita al alma, y con ella los sentimientos y pensamientos, de aquella que les ha ofrecido textos y reflexiones varios en aproximadamente año y medio.
Entren por la puerta situada a la izquierda, está habilitada especialmente para la ocasión y creo que les permitirá obtener una panorámica más amplia de lo que ahora mismo les detallaremos. Sí, por aquí, síganme.
Como verán, la estancia se subdivide en muchos departamentos, de diverso tamaño e importancia, al mismo tiempo que de diversos colores, que nos van a ayudar a explicarles mejor la visita.
Observarán a primera vista este gran espacio de color azul cielo y que inspira tranquilidad (sí, los visitantes de más atrás lo verán de otro tono, no se preocupen, cambia con la perspectiva). Ésta es la sección dedicada a la familia, y que debe su color a que se trata de mantener la armonía con ella, aunque no siempre sea fácil. Miren si quieren en las paredes, podrán ver diversas fotografías tomadas a lo largo de la existencia de este departamento, el más antiguo e importante. La fotografía central es la más especial, y en la que está presente una persona que lamentablemente ya no se encuentra entre nosotros...
No, no es tiempo de lágrimas y sentimentalismos. Vamos a pasar a la siguiente estacia. Es de color indefinido con detalles de rojo sangre en algunos puntos. Es el departamento de la amistad, el color varía según el estado de ánimo y la sangre quedó ahí como huella de algunos ataques especialmente virulentos que no se olvidarán (y, por ello, quedará siempre ese testimonio). Sólo algunos elegidos pasan aquí parte de su tiempo, es una sección cada vez más protegida.
Van a ver ustedes ahora la zona más velada de cuantas aquí se encuentran. La parte negra. Aquí se recogen los miedos en general, y los secretos que nunca verán la luz en particular. Existe uno de estos temores que prevalece sobre el resto, el miedo a sentir libremente y sin coartarse, el miedo a salir del escondite y mostrar lo que ahora ustedes están visitando. Es una sección regida por la cobardía, y lamentablemente, tiene mucho poder sobre el conjunto del alma.
A través de esta última habitación habrá podido observar que se abría una puerta en un rincón, ¿no?. Por una vez y dada la exclusividad de esta reunión, pasaremos a esa estancia. Entornen los ojos, no deseamos que la luz les ciegue.
¡Ya! Pueden abrirlos lentamente hasta que se acostumbren a lo blanco de este departamento. Les desvelaremos el porqué del color elegido y el significado que tiene (al menos, uno de ellos). Ésta es una zona que cada vez tiene más peso en el conjunto, concretamente desde esa revolución citada en el contexto histórico. Es una sección a la cual que está creciendo día a día, absorbiendo terrenos antes baldíos o pertenecientes a otros departamentos. Y dada su importancia, vamos a ofrecerles una explicación más amplia de esta que del resto de los espacios visitados. Ésta es la parte dedicada al amor, y si es blanca y no roja como se podría imaginar en otros casos, es porque es puro e intenso a partes iguales, además de porque el color blanco tiene otras connotaciones que ahora mismo preferimos no detallar y que, como en el caso de la infancia, tal vez forme parte de otra visita (entrará en el calendario de citas breves). Aquí todo tiene un nombre, todo tiene un significado y la metáfora es la reina del lugar. Por el centro, bajen la vista, pueden ver que está trazado un camino irregular, es el recorrido a ciegas desde el momento en que esta estancia comenzó a ser más y más importante, y tiene segmentos dibujados entre lágrimas y otros entre sonrisas; éstos son sólo algunos de los sentimientos que el amor ha hecho rebrotar en un alma que se estaba enfriando cada vez más después de años de vejaciones.
Es probable que en breve esta última estancia sea más ampliamente detallada, pero la visita de hoy debe de concluir, y lo hará con una visita al pequeño reino de la locura. Entren por esa puerta circular, o triangular, o romboidal... vaya, ya ha vuelto a cambiar de forma. Verán que la psicodelia es la protagonista, y con ella y una gran sonrisa les agradecemos su visita y les dejamos hasta la próxima.
Rogamos dejen su firma en el libro de visitas, así podremos calcular con cuantas personas contamos para la siguiente ocasión.
Muchas gracias y una calurosa despedida desde lo más profundo del alma.

10 comentarios:

  1. Mejor visita guiada, imposible ;)

    Besotes manita^^

    ResponderEliminar
  2. Me ha emocionado. No podría haber esperad mejor visita.
    un beso :)

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias también a ti Tejedora, me alegro de que te haya gustado ^^

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Sobre la visita guidad: WOW!!!

    Sobre la afilacion: gracias!!! TKM!!

    Sobre el boton: me alegro de que te gustara ^^

    Sobre mi site: acabo de publicar blog :P

    Sobre esta tarde: nos vemos en nuevo centro!!!

    ResponderEliminar
  5. Sobre todo: Gracias Amy!
    Muy buena tarde (ay maldita, que me estoy enganchando a esa delicia que me has recomendado ;D), y de inmediato voy a tu web ^^

    ResponderEliminar
  6. Aquí lucharemos con garras y dientes para que salga todo adelante^^

    Besotes^^

    ResponderEliminar
  7. Tienes un premio!!!! Pásate por mi blog para recogerlo^^

    Feliz Año =D

    ResponderEliminar
  8. Me parece que volveré al museo de Sand mas veces haha. Bueno, preciosa biografía <3

    ResponderEliminar
  9. Tenía que comentar, aunque sea tarde, pero tenía que hacerlo porque me ha parecido una visita muy interesante, es más, algunos fracmentos los he vuelto a leer, porque me han encantado =P

    Besos!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.