martes, 12 de enero de 2010

Lindo pajarito

Siempre he pensado que algo tiene de mágico ver a los pájaros hacerse el cortejo. Recuerdo como si fuera hoy mismo el día en que todo era un absoluto desastre... y sólo ver como un palomo iba buscando pareja me resultaba conmovedor; en mi vida, el amor no estaba presente, al menos en el que existe entre una pareja. De eso hace bastantes años, posiblemente sean cinco o seis, quizá más; y desde entonces, nunca puedo evitar sonreir cuando veo una escena parecida.


Una escena parecida, en la que son protagonistas dos pequeños pajaritos, y varios revolotean a su alrededor. El cortejo es apenas imperceptible a cualquiera que no sea un poco perspicaz, o no conozca la situación. El lugar es uno cualquiera, pues al final nada importa el marco, y sólo aquello que de una manera u otra flota en el ambiente.
En esta nueva representación, el pájaro se encuentra ajeno a lo que sucede cerca de él, o lo disimula con bastante éxito. Es ella quien se acerca, tratando de estar también más cerca de su corazón. Es ella quien poco a poco conversa con las aves allí presentes hasta que se abre paso a su objetivo. Le tiembla el cuerpo, y las alas apenas son capaces de sostenerla, pero mantiene el equilibrio enfrentándose a sus miedos. La melodía que entona él la embriaga y hace que, sin remediarlo, por unas notas que otros no darían mayor importancia, ría alegremente, sin forzar una carcajada... y entonces se da cuenta de que hacía tiempo que no era capaz de reir de ese modo, de dejarse llevar sin imponerle una prisión a su espíritu. Nota también que está más cerca de aquél a quien desearía cortejar, sin darse casi ni cuenta, están muy próximos. En ese momento, en pleno deleite y risas de distinta melodía, llega otra pequeña pajarita, que conoce a la primera y nota el tintineo no sólo de su voz. Al verse sorprendida, la protagonista del cortejo fallido se cohíbe y su risa desinhibida cesa de forma bastante brusca.
Pero, los pájaros son en parte como las hormiguitas, van poco a poco. Así, no mucho después de este momento, la inexperta en busca del amor se acerca a ese lindo pajarito. Se aproxima primero a un compañero de gorjeos y entabla conversación con él. Con unas palabras cuidadas, acaban charlando los tres, y al poco, el primero busca otro con quien seguir su camino. Entonces, aún cuando hay más aves en ese lugar, los protagonistas intiman levemente, y conversan mirándose a los ojos, que brillan como carbones encendidos, al igual que el corazón de la pequeña niña con alma libre de pájaro.
Y, no todo es alegría, debe de irse y dejar al objeto de sus sueños a un lado. Atraviesa el umbral de la puerta dedicándole una sonrisa, una sonrisa que él ha provocado con palabras dulces. Y vuela... vuela libre sabiendo que pronto volverán a reunirse.
Realmente siempre me ha parecido conmovedor como dos pájaros, tan aparentemente sencillos, pueden guardar tanto en su interior... y ser capaces de demostrar cariño en una situación que asemejaba banal. Nunca se puede llegar a saber de qué está hecho el espíritu de un pájaro. Ni siquiera cuando busca a su lindo pajarito.

10 comentarios:

  1. Precioso cuento y bella metáfora =D

    Besotes manita^^ suerte =D

    ResponderEliminar
  2. Me gusta esto de los pajarillos =)
    Muy fragil como la realidad...
    un beso ^^

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, es un equilibrio que se rompe fácilmente, por eso cogerlo para esta situación ^^
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Te quedó realmente precioso el texto^^

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado tu blog :)
    Te sigo, ¿vale?
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito^^! Nunca me había parado a pensar en algo como esto, la verdad que precioso.

    Ah! y el blog, te está quedando genial, aprendes rapido, al contrario que yo xD

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué bonito!
    Y que observadora :)
    Yo no tenía ni idea de que algo así ocurriera, pero prestaré más atención a los pájaros a partir de ahora :D.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Oh vaya! No esperaba tantos comentarios en esta entrada... ^^
    Gracias!

    Alejandra, muchas gracias!!

    ChicaGuau, gracias por seguirme! Y por pasarte también!

    Duna..., tampoco es que aprenda rápido, es que he encontrado un bonito sitio con facilidades para los blogs! (Por cierto, a mí tu blog me encanta) Y gracias, recordaba la vez en la que me fijé, y por eso contar una anécdota usando a esos pajarillos ^^

    La guardadora de oxígeno, gracias! Aunque, más que observadora, he trasladado mi experiencia a otra totalmente distinta, sólo que los pájaros representan a dos personas. Eso sí, es bonito prestar atención a la naturaleza, te llevas gratas sorpresas!

    Besos a todas y gracias por pasaros, leer y comentar ^^

    ResponderEliminar
  9. precioso texto y buen cambio de lay :p

    aunque una sugerencia: pon la licencia al final, es donde suelen estar, arriba queda... raro :P

    ais, ojala pudieramos quedar un dia de estos...

    por cierto, como llevas lo de evangelion??

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.