lunes, 4 de enero de 2010

Nada, ya... nada

Lágrima, dime por qué dueles tanto. Dime quién te ha hecho salir. Dime si algún día serás de felicidad.
Sí, tú que recorres mis entrañas dejando un rastro de sentimentalismos desgarradores y al mismo tiempo hieres por donde pasas.
Aunque, es injusto que te culpe a ti de lo que otros han hecho. No debo acusarte de salir cuando los esfuerzos por mantenerte en mi interior han sido insuficientes, o los daños superiores a mis fuerzas.
Porque no sé qué he hecho, o qué no he hecho, para merecerte... para que salgas víctima de heridas de las que no sanan.
No tengo fuerzas para escribir con espíritu, se las han llevado junto a mi alegría... tan sólo me queda el ímpetu, la cabezonería y sobre todo la rabia que me hará mantenerme en pie.
Porque es siempre la misma historia, y sé que en parte tengo la culpa, porque acabo por ceder a mis instintos y abrirme... o porque necesitaba tener a alguien a mi vera en quien confiar, y cada día veo más como en muchos kilómetros a la redonda no tengo en quién apoyarme. Cada vez que me doy la vuelta me los encuentro atacando, como en un "pollito inglés" macabro que termina por atacarme demasiado próximo al corazón.
Y lágrima, puedes ver las magulladuras que se extienden por todo mi ser, llora con la fuerza que nadie me ha dado, sal adelante y piérdete lejos de mí, sólo así algún día encontrarás alguien que te quiera...
Me callaré una vez más, te dejaré salir en silencio y recorrerás sin dar media vuelta las mejillas que tantas compañeras tuyas han atravesado en estos años, y me prometeré cerrar una puerta más en torno a mi corazón, aunque eso signifique aislarme más de lo que me rodea... total, ¿qué importa ya?.

Y sé que me estoy ahogando en un vaso de agua, mejor dicho, en una lágrima; pero es que ya no puedo más, me siento muy decepcionada, necesito explotar de alguna manera, y me gustaría gritar, pero no puedo. Así que lo dejamos en nada, porque ya... nada.
Necesito hablar con alguien, pero al mismo tiempo deseo estar sola con toda mi alma, deseo encerrarme y nunca más salir... que, al final es lo que acabaré haciendo, mis sentimientos quedarán encerrados y me centraré en todo aquello que es lo único para lo que sirvo, para meterme entre libros. Total, no tengo ya nada que perder, ya está todo perdido...
Ya he llegado al punto en que voy a abandonar mis sueños, no tengo energías para perseguirlos. Y seré fría quizás, no seré yo; pero, sería repetir lo vivido, así que no me costará tanto.

Al menos, creo que puedo contar con vosotros, con los que me léeis, y al final me conocéis más que nadie... sólo aquí digo realmente lo que pienso, quizá disfrazado en ocasiones, pero sinceridad completa. Gracias por estar ahí, al final sois los únicos que nunca me habéis fallado... porque se ve que debo de tener problemas para relacionarme cara a cara, si no, no me lo explico... se ve que debo de tener facetas que no gustan a nadie, se ve que sería mejor que nunca hubiera pisado la faz de la tierra, se ve que hubiera sido mejor haber tenido valor para hacer aquello que en su día no me atreví.

No puedo más. Adiós y gracias por estar y haber estado ahí.

6 comentarios:

  1. De adiós nada, hasta luego y ahora hablamos!!!!

    A ti tengo que darte yo buenas dosis de caña, que lo importante en la vida no es las veces que caigas, si no las veces que te levantas. Y, por supuesto, levantarte con ganas de comerte el mundo a bocados grandes =D

    Besotes, Sandrita mía!!!! A ver si nos vemos y hablamos, hermanita mía (K)

    ResponderEliminar
  2. Sand, animate. ¡¡Veras como pronto todo cambiará!! Yo me voy a esforzar por superar las cosas que me hacen llorar. Besos! (L)

    ResponderEliminar
  3. Dime si algún día serás de felicidad>> Pues te lo digo yo: Sí, por supuesto.

    Eh! animate, y no dejes que ni una lágrima más salga, hasta que no sea de alegría.

    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a las tres, de veras... escribí esto porque escribir es lo único que al final me sirve para desahogarme, y ciertamente vuestras palabras me reconfortan.

    Manita, tienes toda la razón (como siempre ;D)... Y bien mirado, aunque no tenga fuerzas, las sacaré de donde sea, si es necesario de la rabia por verme indefensa. Así hasta que aprendan con quién se juegan los cuartos, no voy a dejarme caer, si pierdo el equilibrio, haré lo imposible por seguir en pie y reafirmarme ahí. Mil besazos... y me he hecho una promesa, el primer viaje que me dejen hacer será para verte ;)

    Belén, seguro que ambas podemos conseguir sonreir con más fuerza de la que lloramos. Gracias y besos!

    Duna (?), no te conocía por ese pseudónimo ;D. Muchas gracias por tus palabras, me has hecho esbozar una buena sonrisa, que de momento es lacónica, pero por más que cueste, terminará por ser triunfal... se merecen un poco de su medicina.
    Besos, nos leemos!


    PD: Además, me animó conseguir hacerme mi propia plantilla para el blog, de momento es penosa... pero teniendo en cuenta que parte de una plantilla "Mínima", ya he avanzado xD

    ResponderEliminar
  5. Está de puta madre la plantilla, ya quisiera yo hacerla así^^

    Besotes^^ Y sigue sonriendo^^

    ResponderEliminar
  6. Manita, dónde estás??? Te echo de menos, tengo muchas ganas de hablar contigo^^

    Estoy trabajando en el capi 2^^ Esta noche no lo termino ni de coña, pero al menos espero introducir lo que tengo anotado en mi cuaderno (el resto sigue en la cabeza, esperando ver cómo lo uno todo, así que le tocará esperar)

    Besotes^^ Cuidate mucho!!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.