miércoles, 27 de enero de 2010

Un mundo nuevo

Dicen que Colón descubrió el Nuevo Mundo al llegar a las costas de América. Eso ocurrió en 1492 (500 años antes de que una servidora alcanzara a ver el mundo que está más próximo a mi día a día). Ha llovido mucho desde entonces, y numerosas expediciones han descubierto las tierras que quedaban vírgenes, para mal en demasiados casos, con muchas guerras coloniales mediando entre aquellos descubrimientos y la actualidad.
Quizá aquello cambió el mundo y la mentalidad de la época. Fue imagino comparable a la llegada del hombre a la Luna, con la famosa frase de Neil Armstrong: "Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad".
Pero, lo que nadie imaginaba a estas alturas es que todavía quedaban mundos por descubrir, explorar, y llegar a conocer como propios. Tal vez sea mejor así, porque siendo un hallazgo de tan pequeño tamaño en relación al total del planeta, prefiero que permanezca inexplorado. Y en este caso, la famosa frase tan sólo puede usarse en el sentido contrario: "Es un gran paso para el hombre, pero uno pequeño para la humanidad". Porque este nuevo mundo es demasiado especial para alguien como yo, y en el fondo -y no tan en el fondo- me alegra saber que se trata de un paraíso en el que ninguna expedición se ha adentrado.
La situación de este enclave es algo casi secreto, pues muchos pasan por delante y no perciben los detalles que alguien más observador puede alcanzar a conocer. Porque en este nuevo mundo me gusta entrar con sigilo, y quedarme inmóvil dejando todo pasar.
Este paraíso son unos ojos, pero no unos cualquiera, son SUS ojos. Quizá no sean los más bonitos del mundo, pues no se tratan de unos ojos azules deslumbrantes, o unos verdes encantadores... son marrones oscuros, negros casi, y me cautivaron desde el primer día.
Porque me encanta perderme en esa mirada que tanto amo. Quedarme mirando fijamente sin que nada me impida hacerlo. Aprovechar cualquier conversación para poder mirar sin temor a ser reprendida por ese hecho.
El día que conocí este nuevo mundo temí invadirlo con mi torpeza. Pero poco a poco me alegro de haber continuado avanzando por esta senda paradisiaca que me da una calidez inexpresable con palabras. Porque no son unos ojos, son LOS ojos.

8 comentarios:

  1. Los ojos oscuros son mas bonitos, mas cálidos. Y más profundos y misteriosos.
    Un beso ♥.

    ResponderEliminar
  2. Los ojos marrones también pueden llegar a ser muy especiales.
    ¡Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  3. Los ojos oscuros son mágicos ;)

    Besotes^^

    ResponderEliminar
  4. A mí me encantan, me transmiten una sensación de calidez que es muy confortable... además de provocar que tenga ganas de adentrarme en ellos (entre otras cosas). Y son capaces de que me quede embobada mirándolos directamente (bueno, esto es por más razones). Ejemplo: Esta mañana.

    Gracias a las tres.

    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  5. En mí opinión los mejores,¿por qué será...? xD Tú ya lo sabes.

    Bueno, pues creo que entrar en ese mundo es y será una aventura genial, con un poco de suerte no acabe!

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. hola!
    he de confesar que a mi los ojos verdes me gustan mas :P
    felicidades por la entrada numero 100!
    besos ^^

    ResponderEliminar
  7. Los ojos oscuros dan mas intensidad, son más penetrantes y a mi parecer más bonitos

    - te sigo
    unbeso.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Tejedora! Está claro que para los gustos los colores (nunca mejor dicho xD) ^^

    sweetmadness, gracias por seguirme ^^

    Duna..., no, aún no me he puesto en serio a buscarlo, tan sólo he mejorado mi propio pueblo (además, hay varios mundos y no sé ni en cual está... :S). Gracias por preguntar

    Besos para todas!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.