lunes, 1 de febrero de 2010

Cambios

Era una noche oscura, o tal vez una noche como cualquier otra, al fin y al cabo... ¿qué noche no es oscura? Con su risa siniestra atravesó los lindes de la ciudad, y no contento con ello, avanzó poco a poco, y se introdujo en cada casa, dejando parte de su esencia en ellas.
En un principio, nadie advirtió el cambio que ese ser, esa identidad nueva, había producido en sus vidas. Su mentalidad se había visto modificada, y de pronto, todo aquello que habían dicho odiar formaba parte de su cotidianeidad.
Sí, porque este ente tenía esa función, adentrarse en lo más profundo de cada habitante para despertar en él lo más oscuro, lo más despreciable... y que poco a poco se alejara de su vida anterior.
Tras unos días, algunos, los más avispados, percibían variaciones en sus seres más cercanos, pero sin saber como actuar, se mantenían en la sombra. Entonces era cuando nuestra apreciada nueva identidad les contagiaba y producía en ellos el mismo efecto que a quienes se lo habían reprochado poco tiempo atrás.
Porque de pronto, parecían haber olvidado a esos amigos que habían estado ahí en todo momento, dejaban de hablar con ellos de la noche a la mañana... ofrecían excusas baratas a silencios inexplicables.Y, esto... ¿por qué? Nadie que no estuviera infectado lo sabría.
Lo peor de todo esto es que es mucho más que una fábula, que un simple relato... porque llega un momento en que la gente no sé si se toma algo en mal estado, les lavan el cerebro o un poco de cada cosa; porque de pronto olvidan sus antiguos lazos y no se preocupan por ellos. Mientras, en el otro lado, tienen a esos amigos preocupándose por ellos, dejando de lado todo por buscar la manera de reestablecer el contacto, dejándose la piel por esa persona que parece haber olvidado quién es y cómo es.
Quien sepa la razón de estos cambios, que lo comunique a la mayor brevedad... más de una persona está en juego. Y, lo más importante, ¿es este cambio reversible? Esperemos que sí.

3 comentarios:

  1. Gracias... me hubiera gustado dedicarle más tiempo...

    Mil besos!

    ResponderEliminar
  2. Es bueno el texto, y verdad, dura pero así es...

    Los cambios son inevitables, pero lo que se debe evitar en ellos, es cagarla, y con eso dañar a los demás...

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.