jueves, 25 de marzo de 2010

Gira la noria


Gira, gira y vuelve a girar. Las norias tan pronto están arriba como están abajo. Puedes sentirte el rey del mundo dese la cima o uno más, alguien insignificante, entre la multitud desde abajo.
Lo difícil es mantenerse en la mitad del recorrido, apreciar esos momentos. Porque... ¿alguna vez alguien le presta atención al momento en que la rueda sube o baja, lo que es el camino? Lo dudo. Esa parte, que finalmente es la más importante, porque no podrías llegar arriba ni tampoco bajar sin ello, nos pasa desapercibida. No se toma en cuenta.

Y, la vida es una gran noria. Puedes estar arriba o, por contra, en la base. Entonces, es cuando deberíamos de tomar en consideración el camino para llegar arriba, esa difícil escalada que no ha caído del cielo. Si nadie hubiera previsto un sistema para que las norias subieran, estarían siempre en el suelo, con toda la gente ansiosa de subir allí, amontonados, peléandose incluso. En la vida pasa igual.

Es por eso, que se debe tener en cuenta lo difícil que es alcanzar nuestros sueños, y aún cuando los logramos, saber tener los pies en el suelo. Sólo así lograremos que nuestro momento de gloria en lo alto de la noria sea realmente importante.
Y, cuando se llega allí, tampoco hay que tener vértigo. Porque si realmente has llegado allí valorando cada momento del ascenso, entonces sabrás que ese momento es tuyo y de nadie más. La noria no caerá.

Y la noria gira, gira. La vida también. Tenemos que saber dónde estamos y valorar el momento.


...

[Los fotologs siempre fueron una fuente de inspiración]

6 comentarios:

  1. Hace tiempo escribí algo muy parecido, pero con una montaña rusa.
    Me encanta cómo lo has explicado tú.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Oh vaya! Muchas gracias!
    Realmente el texto tiene algún tiempo, sólo que aún no lo había subido al blog

    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Mira que a veces, si que es el vértigo el que no te deja admirar la mitad del recorrido.

    Buena comparación, muy clara.

    1Beso, y ¡fuera vétigo!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias!
    Veremos lo del vértigo... me da que siempre lo tendré v.v

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Es verdad, solo nos fijamos en la meta o en la salida ._.
    Espero llegar rapido arriba sin mirar abajo.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  6. Yo no tengo ninguna prisa en llegar, quiero disfrutar del ascenso... no perder contacto con la tierra =)

    Besos!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.