miércoles, 24 de marzo de 2010

París


Subida a lo más alto de la Torre Eiffel veré la ciudad de la luz, pero no veré la luz. Tan sólo figuras, simples títeres que serán manejados por mil cosas ajenas a ellos y que no se perciben con los sentidos.
Yo seré una títere más, pero en el conocimiento de esto radica la diferencia. Sé lo que me mueve. Y sé el por qué de las cosas.
¿A quién pretendo engañar?
No lo sé. O quizá sea posible que no lo quiera saber.
Eso sí, no sabré el por qué, pero sí el cuánto y el cómo...
Y las respuestas están escritas a fuego en mi corazón, que a fin de cuentas, es lo que me mueve.
Fuego que no veré, luz que estará apagada. Porque el cielo estará nublado, y puede que llueva.
Es más, sé que lloverá. Aunque quizá sólo sobre mí. Y las nubes no sean más que mis ojos.

Puede también que cierre los ojos al subir, que tenga vértigo de sentir. Porque los miedos me traicionan, hoy y siempre.

[...]

14 días.

4 comentarios:

  1. Paris...
    Amo esa ciudad. Es preciosa, especial. Siempre encuentras luz en sus calles, en sus edificios, en la gente...

    ResponderEliminar
  2. Yo iré por primera vez en 14 días, se cumple un sueño con este viaje.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Nunca he estado allí, así que disfruta también en mi nombre de su encanto. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Belén, este texto significa precisamente que él no va... Gracias!

    Gracias también a ti Sechat =)

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.