martes, 28 de septiembre de 2010

Muñeca de trapo



Hace mucho que ya no juego con muñecas. Montones de trapo quedaron relegados al olvido, obligados a exiliarse allá donde nadie se había aventurado a entrar. Ya no se dibuja en mi cara una sonrisa, cada vez queda menos de aquella ilusa que una vez fui y ya no creo nunca volver a ser. Me ilusionaba ver la muñeca entre mis manos, sentirla cerca de mi corazón y emocionarme con unas palabras que ahora pienso que fueron producto de mi imaginación.
No juego. No sonrío. Sólo la sobriedad habita mi corazón junto a los recuerdos de tiempos mejores en los que la sola mención de mi amada muñeca hacía latir este órgano herido a ritmos desconocidos.
Me gustaba saber de ella, sentirme arropada con su compañía, amarla sin pensar que los días de juegos acabarían algún día. Pero lo que más me duele es que jamás hice nada por conservarla a mi lado, dejé que el tiempo siguiera su curso y me la arrebatara de mi lado cuando más fuertes creí los lazos.

No sé si alguna vez la volveré a ver. La echo mucho de menos. Me gustaría enfrentarme a quienes me la quitaron y decirle lo importante que ha sido en mi vida, ser capaz de llamarla y así volver a estar con ella para nunca más separarme. Decirle que siempre será mi muñeca, mi muñeca de trapo.

8 comentarios:

  1. ¡Que buena cancion!
    (quebuenisimotexto)

    ResponderEliminar
  2. Manita... Me has hecho llorar con esto. Que lo sepas.

    Te quiero muchísimo. Gracias por estar ahí!!!

    ResponderEliminar
  3. No era mi intención manita :S (Aunque no eres la única que ha llorado con ella)

    Te quiero hasta el infinito!!
    Gracias por todo =)

    ResponderEliminar
  4. Hay mucha verdad y mucha nostalgia en tus palabras. Creo que todas echamos en falta nuestra muñecas de trapo.

    Hacía mucho que no me pasaba por aquí y veo que has vuelto a cambiar el aspecto del blog.

    En fin, guapa. Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por tu comentario Sechat.
    Tienes razón al afirmar que hay nostalgia en mis palabras, aunque la muñeca de trapo es una metáfora.

    Me aburrí del anterior aspecto del blog, y este creo que me gusta más.

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. He caído por aquí de casualidad, y me he quedado un buen rato leyendo y releyendo, y recordando y volviendo a recordar, porque tu texto me ha traído un montón de recuerdos que había perdido por mi memoria... Gracias por haberme ayudado a reencontrarme con ellos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a ti por pasarte por aquí, leer y comentar ^^

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.