domingo, 24 de octubre de 2010

A los pies de la Torre Eiffel


Noche cerrada. Luna nueva. Solo las luces de las calles iluminan nuestras caras. De pronto, apagón. "¿Quién habrá sido?" nos preguntamos con brillo pícaro en los ojos (brillo que cada uno imaginamos en la mirada del otro, no hay manera de vernos).
Y yo, que odio la oscuridad, no tengo miedo. Te tengo al lado y me proporcionas seguridad. Sabes que contigo me iría al fin del mundo, me tiraría sin paracaídas de lo alto de la torre.
Pero, no estamos en lo alto, sino a los pies de la Torre Eiffel. Tú, yo y desconocidos que nada nos importan. De repente noto tus manos bajo mi blusa y, en sincronía perfecta, te quito la camiseta. Piel junto a piel. Tengo calor.
Nos tumbamos sobre la fría piedra, pero no noto ese frescor subiéndome por la espina dorsal. Sólo noto tu calor, eres una fuente de radiación inacabable. "¿Lo sabías?" te susurro al oído. Y nos sobran también los pantalones. Tú me quitas con cuidado los pantalones de pitillo, un botón y luego otro, me besas toda esa zona con delicadeza. Me quitas una pernera y luego la otra, noto tus piernas sobre las mías." ¿Cuándo te has quitado tú los vaqueros?" me pregunto.
Solo resta la ropa interior, que poco a poco noto más ligera, hasta que queda a nuestro lado. Ya nada media entre nosotros. Somos uno y ambos lo sentimos. Me susurras palabras de amor mezcladas con otras más subidas de tono. Me ruborizo. Pienso lo afortunados que somos esta noche, nuestra primera visita a París sin que nadie medie entre nosotros, estamos conociendo una ciudad nueva. Estamos conociéndonos con nuestras manos, todo nuestro cuerpo está en contacto. Podría morir ahora, es el clímax de la felicidad.
Pero... las luces se encienden de golpe. Me ciegan, y antes de que vuelva a abrir los ojos, ya tenemos a una pareja de gendarmes a nuestro lado.
"Exhibicionismo público" leo en la denuncia. "Envidia de nuestra felicidad" pienso mientras nos llevan esposados a la comisaría más próxima. Vosotros nunca viviréis lo que acabamos de sentir. Vuestro pudor francés os lo impediría, pasa por mi cabeza mientras se dibuja una sonrisa en mi cara.

10 comentarios:

  1. Buen relato semanal, me encanta *_*

    ResponderEliminar
  2. Mírala la niña, qué erótica ella!!!! Tomaré nota por si voy por esas tierras jajajajaj :P

    Besotes^^

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Vi que pasaste por mi rinconcito.
    Mucha suerte con el blog. Te sigo!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Me vino el punto así manita xD
    Yo en el fondo también tomo nota jajaja

    Gracias zirta!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, qué romántico, aunque sí, algo subidito de tono XD

    Muchos besos ^^

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de que te haya gustado ^^

    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Hola sandra, no se si te acordaras de mi x)
    soy lucerito, bueno pues queria decirte que me he cambiado de blog
    y si me podias seguir $:
    http://thestylefashionfamous.blogspot.com/
    gracias y besootes (L)

    ResponderEliminar
  8. Sandra! Paso por aquí y cada vez que lo hago veo como crece tu escritura, no se donde vas a llegar, pero lejos =)

    ResponderEliminar
  9. Te queda muy bonita la imagen y el texto, ha sido un placer pasar por tu casa.
    que tengas una feliz semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.