sábado, 5 de febrero de 2011

El rey de la sabana



Eres el rey de la sabana, lo sabes. Tu porte majestuoso y tu melena al sol no pueden pertenecer a cualquier animal, solo al más fuerte, solo al más distinguido de entre los presentes.
Tu padre era, como tú, el líder de la manada; ambos dos conocéis las estrategias para gobernar, para hacer que todos acaten tus órdenes y que un único rugido apacigüe incluso la más exacerbada pelea. Pero, es simplemente fachada, en el fondo no eres como él.
Pese a tu fuerza, eres débil de espíritu. Te fustigas al darte cuenta de que, por más alto que llegues, nunca serás feliz. Dejaste pasar tu oportunidad por creer que era lo más oportuno y ahora lo pagas caro. Jamás alcanzarás la plenitud de tus predecesores y eso te lastima, te hiere en tu orgullo de león.
De pronto, una imagen viene a tu cabeza: recuerdas aquella joven leona que te cautivó desde el momento en que la conociste. Tenía algo que hacía que tú, uno de los más distinguidos de la manada, cayera rendido a sus pies, aunque nunca supiste qué. Intentaste conocerla y, poco a poco, ella se dejó adular por tus intenciones. Pasasteis buenos momentos juntos, acabaste de madurar a su lado, pero... tus obligaciones eran demasiado poderosas y terminaste por alejarte de ella para siempre. Dolor y tristeza también para siempre en tu corazón.
Y, desde entonces, no se conoce a nadie que realmente haya llegado a conquistarte. Tienes una familia fiel a tu lado, se te acercan los pequeños cachorros de la última camada y les ofreces tu instinto paterno. Pero sabes mejor que nadie que vives en una farsa, que la echas de menos y, por más que pase el tiempo, siempre la recordarás.
¡Oh, pobre león! Quisiste llegar alto y por el camino te olvidaste de ti mismo. Ojalá algún día puedas llegar a perdonarte y a saber pasar página.
¡Ánimo, pequeña gran fiera! Sé tú mismo, no olvides quién eres.

3 comentarios:

  1. Curioso relato. Pobre león...

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Vi la foto y me vino así el relato.
    Gracias por comentar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Sandrita, muy mal, no me comentas el blog, no me comentas el fic, no me das señales de vida... yo estoy en una doble, le he vendido mi alma a la uni (la de Civil aun no se ha enterado de que la esclavitud la abolieron en mil ochocientos y pico) pero... cual es tu excusa??

    Tengo a James MUY ofendido porque no le haces ni puto caso. Se está planteando la huelga. Tiene una pataleta...

    Me debes una tarde de frikismos, que lo sepas. Ves dándome fechas, que últimamente mi agenda está peor que la de ZP

    BSS!! TQ!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.