sábado, 26 de febrero de 2011

Terrores nocturnos


Noche oscura. Se ha ido la luz y me muero de miedo en un callejón de vuelta a casa. De pronto, oigo pasos a mi espalda, alguien se acerca. Busco desesperadamente un lugar donde cobijarme; mientras tanto, noto un aliento cálido sobre la nuca.
Empiezo a caminar a más velocidad, el corazón bombea sangre con virulencia; corro, jadeo y no encuentro el modo de llegar a casa.
Pero sigo sin estar sola, quien me sigue ha imitado mi ritmo y me pisa los talones. Tengo mucho miedo y no me atrevo ni a girarme. ¿Quién será? ¿Qué motivos tiene para perseguirme?
Salgo del callejón y me encuentro sin salida, me equivoqué de camino. ¡Maldita sea! Tendré que enfrentarme a la sensación que paraliza mis sentidos y plantarle cara a lo desconocido.
Llego a la pared y me arrimo mucho a ella, por si existe la posibilidad de esconderme entre las sombras, temo que los temblores que recorren todas las terminaciones nerviosas me delaten. Aguanto como puedo la respiración, siento que me falta el aire en los pulmones.
Tanto aguanto que comienzo a marearme. Pero en ese momento noto que mi acompañante está a mi lado. Casi ni me tengo en pie del miedo que estoy pasando. Quiero huir, pero mi cuerpo no responde. 
Entonces, oigo tu voz. Es dulce, melodiosa, cálida y acogedora:
- Tranquila, no huyas. Soy yo.
Parece de pronto que la penumbra se aclara. O quizá soy yo que me he tranquilizado al tenerte a mi lado. Ahora los únicos nervios que siento son los producidos por las familiares mariposas que han despertado de su letargo y vuelan libremente por mi estómago. No me atrevo ni a decirte cuánto te he echado de menos.
- He pasado mucho miedo... - te confieso.
- Ya no temas, todo ha pasado. Ven conmigo. - me dices en tanto que noto como tus brazos se ciernen en torno a mi frágil cuerpo.
Me sobreviene el miedo de que todo esto sea solo un sueño, un producto de mi imaginación. Pero prefiero pensar que no lo es y, aunque sea por un segundo, quiero parar el mundo; tomar el control y olvidarme de todo
.

3 comentarios:

  1. Precioso segundo de tiempo detenido, precioso sin duda ;)

    Me encanta el principio, tan acojonante, con ese suspense mantenido... Muy bueno, sí señora^^

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Siempre es un gusto inmenso deleitarme de tu blog...
    Excelente..


    Un abrazo Inmenso
    Con mis saludos fraternos de siempre.
    Que disfrutes del fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, manita; por un rato la neurona se ha portado (la sequía a la que me estaba acostumbrando me mataba). Me alegro de que te guste.
    Mil besazos!

    Muchas gracias, Adolfo.
    Un gusto contar con tus valoraciones. Te deseo también un buen fin de semana.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.