jueves, 21 de abril de 2011

Amanecer de sensaciones

Nunca vio el amanecer, mas esto no le impidió sentir la fuerza del sol cada mañana. Sus ojos nunca vieron la luz, pero sin embargo, llegó mucho más lejos que aquellos poseedores de los cinco sentidos.
Bien mirado, ella también tenía cinco sentidos, pues si bien había sido privada de la vista, tenía otras maneras de recibir estímulos del mundo y una intuición que muchos hubieran querido para ellos.
Desde pequeña luchó por ser una más, se enfrentó al rechazo cruel de la mayoría y se llevó a cambio a verdaderos amigos. Porque aquellos que resistieron a su lado en todo momento son los que se deben llamar amigos.
Ellos decían que los amaneceres a su lado tenían mayor encanto, solo ella era capaz de describir con palabras las sensaciones que la salida del sol le producían: el calor sobre los párpados, el aroma de la arena mojada, el murmullo de las olas del mar que nunca vio. Nunca vio el amanecer con sus ojos, pero lo vio con su corazón.
Su corazón. Su perdición. Porque aunque nunca fue capaz de formarse una imagen real, día a día creó un ideal formando un puzzle con su voz, con el timbre de su risa y con las palabras que le dedicaba. Palabras que ella creyó inocentes en lugar de hirientes... el amor fue más ciego que nunca. Llegó un momento en que comenzó a depender de su presencia, en que el tiempo solo tenía sentido si él estaba ahí... y hubo un día en el que nunca más estuvo.
Vagó sin rumbo por las calles, a tientas por la vida y... un día dejó de vivir. Se dijo que había cruzado por un lugar equivocado, pero sus amigos nunca se lo creyeron. Se dejó morir, porque sin corazón no se puede continuar y el suyo estaba hecho pedazos. Se fue sin ver nunca cumplidos sus sueños, palpándolos levemente y obligándose a dejarlos ir.
Hoy sus amigos quisieron homenajearla... fueron a ver el amanecer con los ojos cerrados. Sintieron algo mágico, la sintieron a su lado.

8 comentarios:

  1. Un placer pasar a leerte,
    que tengas una feliz semana,
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Dolorosamente hermoso y tierno. No esperaba ese final para ella. Creí que él simplemente desaparecería, pero no que ella muriera. No obstante, eso le da un toque aún más conmovedor.

    Como siempre un placer leerte. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por la visita, Ricardo.
    Un abrazo.

    Muchas gracias por tu valoración, Sechat. Yo tampoco esperaba ese final, salió solo.
    Besos.

    PD: Perdonad el retraso en la respuesta, olvidé mirarlo.

    ResponderEliminar
  4. ohhh, qué triste el final. Esa última frase me ha dejado muda.

    Un beso.

    PDT: ¡cuánto tiempo sin pasar por aquí!, ya es hora :)

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que me salió triste, sí... supongo que no puedo evitar mezclarme en lo que siento.
    Gracias por pasarte y por valorar el relato.

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bonito! No sabía que tenías un blog. Me añado como fan, si no te importa! :)

    ResponderEliminar
  7. Es muy bonito Sandra, muy muy bonito.
    Pero también muy triste... :(
    Escribes bien, deberías volver a escribir.

    PD: ahora google te informa de cuando escriben una respuesta, así que me enteraré de si respondes.

    ResponderEliminar
  8. Muchísimas gracias, me alegro de que te guste.
    Sí, triste es... supongo que fue una manera de soltar lo que sentía en aquellos momentos.
    Escribir, claro que volveré a hacerlo; pero mis momentos suelen ser las noches y... buenooo ;)
    (Es broma, simplemente que mi inspiración está desaparecida).

    PD: Afortunadamente, a mí el blog me ha avisado de que tenía comentarios por moderar... así que he podido ver tu respuesta :)

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.