lunes, 16 de mayo de 2011

Embriaguez


Respira.
Un nuevo día se alza en el horizonte. Hoy hay una nueva razón por la que vivir.
Nada.
Sigue siempre tus instintos, lo que mueve a tu corazón. No dejes que nadie decida tu vida.
Avanza.
Cuando todo te parezca oscuro, mira el sol y observa cómo sigue brillando. Mira a tu alrededor y verás que no estás solo.
Sal a la superficie.
Un océano se extiende ante tus ojos. Sonríe y piensa en todos los que han quedado atrás.
No llores.
Lo que nunca sucedió no tiene razón de ser, alégrate por haberlo vivido. Todo pasa (o no) por algo.
Escapa.
Nunca olvides quién eres, nada hasta el fin del mundo. Eres libre y siempre lo serás.
Sueña.
Da igual despierto o dormido. Ilusiónate y embriágate de mar, de aire… de vida.

4 comentarios:

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.