sábado, 9 de noviembre de 2013

Noche oscura

Noche oscura, tediosa y agobiante hasta decir basta. Una montaña que cada día cuesta más escalar y un montañero al que las ganas le van abandonando.
Ve que día a día la cima está más cercana, pero los últimos metros son los más escarpados. En su cabeza hay un murmullo incesante que implora un minuto de atención. Un minuto que, entre paso y paso, se abre camino y deja una pregunta en el aire: «¿Qué hará tras alcanzar la cumbre?».
Por eso las noches se vuelven una pesadilla que le impide descansar. Por eso los días se convierten en un tira y afloja entre la necesidad de llegar a lo más alto tras años de preparación y el miedo al futuro. Porque llegar hasta donde se encuentra no ha sido un camino de rosas y, sin embargo, es ahora cuando las espinas del rosal se empeñan en clavarse todas de golpe.
La desazón le llena el corazón y no sabe a qué puede dedicar su tiempo cuando haya alcanzado el objetivo de su vida. Porque, además, la vida de un montañero es dura por su soledad y es en estos momentos cuando más necesitaría tener a alguien que le ayudase a decidir, que estuviera con él para infundirle ánimos e impedir que a apenas unos metros quiera darse por vencido.
Sin embargo, como hasta ahora, las noches se vuelven interminables en el escaso espacio de su tienda de campaña, que se ha vuelto su cárcel y su confesionario. Allí le han asaltado, como si de lobos salvajes se tratara, sus miedos más primitivos y la única compañía de su conciencia no le ha permitido conciliar el sueño.
Entre el tedio se intenta abrir paso una luz, un cambio, pero la noche es negra como el tizón, negra como el infinito que se despliega ante sus ojos y le impide encontrar la calma.
En la falda, nadie espera, todos han continuado sus vidas.

2 comentarios:

  1. Pues yo creo que el objetivo ha de ser seguir escalando. Siempre habrá alguna cima más alta.

    Lo realmente aterrador es que algún día se acabará la montaña.

    ResponderEliminar
  2. Eso mismo, el problema es que hoy por hoy todas las montañas tienen fin.

    Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí.
Espero que lo que hayas leído haya sido de tu agrado.
Un saludo y hasta la próxima.